ANÉCDOTAS / BIOS / HISTORIAS

Para muchos, entre los cuales me incluyo, el “Tema de Pototo”, es una de las canciones más lindas que compuso Luis Alberto Spinetta. El flaco, como era conocido en el ambiente musical, nació en Buenos Aires el 23 de enero de 1950. Era el segundo de tres hermanos y la influencia de su padre pronto hizo que se decantase por la música. Desde los 4 años cantaba tangos en las reuniones familiares y esa influencia lo acompañó en las letras toda su vida. A los 12 aprendió sus primeras lecciones de guitarra y también fue seleccionado en un concurso nacional como cantante de tangos para ir de gira, pero desistió. Desde ese momento se convirtió en autodidacta.

Junto a sus compañeros de colegio, Luis Alberto Spinetta formó, al terminar la Secundaria con 17 años, su primera banda, Almendra. El 15 de enero de 1970 su grupo Almendra sacó a la venta su primer disco, formado por temas inolvidables como Ana no duerme, Plegaria para un niño dormido y Muchacha (ojos de papel), que con el paso del tiempo se convirtieron en clásicos.

Pero un par de años antes, en agosto de 1968, esta banda saca a la venta su primer sencillo, el cual llevaba como título “Para saber como es la soledad. Tema de Pototo”. Este disco fue un fracaso comercial, pero lo que en verdad nos interesa es conocer la historia que inspiró a la canción.
Según cuenta Mario D´Alesandro, más conocido como Pototo, en una nota publicada por el diario Clarin, el 26/7/2018, íntimo amigo y compañero de banco del Flaco, al viaje de egresado no pudieron viajar ni Luis Alberto ni Emilio Del Guercio puesto que los habían contratado para grabar un comercial.

Desde Bariloche, Mario le envía un telegrama a su novia muy escueto. El texto debía decir “Reservar. Pototo”, era una clave destinada a que la señorita haga las reservas de un hotel en Miramar. El problema surgió porque el telegrama llegó a Buenos Aires diciendo “Falleció Pototo”.
La noticia se desparramó como reguero de pólvora, llegando a los oídos de su íntimo amigo Luisito.
Fue tal la tristeza que embargó al músico que, pese a saber a las 48 hs. que la información era falsa, se recluyó en su habitación para dejar constancia de la terrible angustia que había sentido.
Cuando se reencuentran los amigos, Luis le hace escuchar el tema que había compuesto, sin decirle que se lo había dedicado a él. Recién se entera cuando ve su apodo grabado en la tapa del disco.

Pototo y el Flaco mantuvieron su amistad durante toda la vida. Mario se recibió de odontólogo y, como no podía ser de otra manera, se ocupó de la salud bucal de su amigo. Y de los amigos de su amigo. Puesto que a todos los músicos con los cuales Spinetta se relacionaba (que, como ya sabrán han sido muchos) les recomendaba el servicio de su odontólogo de cabecera. Por ejemplo, nunca se va a olvidar cuando llegó por primera vez Charly García a su consultorio y al abrirle la puerta el ídolo le extendió la mano diciendo “De verdad que vos sos el famoso Pototo”.

Si bien esta historia no tiene un final feliz, puesto que El Flaco nos dejó muy pronto, el 8 de enero de 2012, Sin embargo, Pototo, en una nota que publica Infobae el 8 de febrero de este año, nos asegura que el Flaco no se fue. Dice Mario D´Alesandro: “¿Me dejás contarte una historia muy personal que habla de nuestro vínculo para cerrar la nota? Yo nací un 28 de octubre. Y en mi último cumpleaños, mientras dormía, apareció Luis. No lo soñé. Me dijo que no era la primera vez que se materializaba. Nos abrazamos fuerte, como aquel día en el andén, me daba miedo hacerle daño. Era como una charla de protección que yo tenía con él. Pero Luis me decía: “Loco, quedate tranquilo que estoy muy bien, quería ser el primero en saludarte”. Cuando me desperté, mi mujer me dice, “tenés la cara iluminada, ¿qué te pasó?”. “Si te lo digo no lo vas a poder creer”, le contesté. Algunos pueden creer, otros no. Yo era bastante escéptico pero no me caben dudas que se apareció. Y ese fue el mejor regalo que tuve desde que Luis murió.”

Letra:

Para saber como es la soledad
Tendrás que ver que a tu lado no está
Quien nunca a ti te dejaba pensar
En donde estaba el bien,
En donde la maldad.
La soledad es un amigo que no está
Es su palabra que no ves llegar igual.
Si es que sus sueños son luces en torno a ti
Tu te das cuenta que él ya nunca ha de morir,
Nunca ha de morir.
Al observar como muere la flor
Tu verás que también muere la paz
Es que esa paz revivirá en su voz
La flor te la dará para plantarla igual.
La soledad es un amigo que no está
Es su palabra que no ves llegar igual.
Si es que sus sueños son luces en torno a ti
Tu te das cuenta que él ya nunca ha de morir,
Nunca ha de morir.
Para saber como es la soledad
Tendrás que ver que a tu lado no está
Para saber como es la soledad
Tendrás que ver que a tu lado no está

Compositores: Luis Alberto Spinetta / Edelmiro Molinari

Deja tu comenario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribite  
Notificar a