Era 1969 y el verano del amor estaba al rojo vivo, la popular banda oriunda de Londres, Inglaterra, venía de actuar en el Seattle Pop Festival, un mega concierto en el que participaron, además, bandas como y artistas de la talla de Chuck Berry, The Doors, Bo Diddle, Santana, The Byrds, Ike & Tina Turner y muchos más. Según declaraciones de los mismos integrantes de Led Zeppelin “ese fue un año salvaje”. Tal vez hacían referencia a las fiestas, groupies, drogas y toda la lista de cosas que hacen que el rock sea por mucho y sobre cualquier otro, el género musical de la destrucción y la rebeldía.

Pero lo que en verdad nos interesa es que de aquella presentación de Zeppelin surgiría una de las leyendas más conocidas y famosas de la historia del Rock and Roll hasta la fecha: Habrían masturbado con un tiburón a una fanática, y para peor, menor de edad.

Lo cierto es que la banda se hospedó en el Edgewater Inn de Seattle, un hotel que tiene la particularidad de que se puede pescar desde las habitaciones, la especie que más se encuentra en el agua del lugar es un pez alargado que se parece más a un tiburón que a un pez, por eso la leyenda empieza a formarse con que fue un escualo lo que utilizaron como consolador.

La historia, de a poco , se va clarificando hasta finalmente afirmar que en realidad, no todos los miembros de la banda habrían participado del hecho, sino que la lista se limita a John Bonham (el inolvidable “Bonzo”), Richard Cole (manager del grupo) y el tecladista deVanilla Fudge, Mark Stein. El alcohol iba haciendo efecto mientras Cole y Fudge pescaban, cuando de pronto un muy ebrio Bonham entró a su habitación y traía con él a una groupie llamada Jackie. El manager y el tecladista contarían después que estaban un poco cansados de pescar y que les mostraron a los recién llegados varios ejemplares del pez (pargo colorado) que habían guardado en el armario como trofeo. A partir de ese momento la cosa se puso salvaje.

Según afirman los participantes, tal vez a los efectos de deslindar responsabilidades, habría sido la pelirroja de diecisiete años quien solicitó ser desnudada y amarrada a la cama para que los rockeros hicieran lo que quisieran con ella. Una vez satisfecho el pedido habría entrado en escena el erótico escualo, el cual, según juran los testigos, todavía se encontraba vivo al momento de cumplir sus funciones de vibrador natural.

El mito creció de inmediato y el escándalo también, la mayoría del público tomó como cierto el hecho, a pesar de que el cuarteto se mantuvo reacio a hablar al respecto. Únicamente Robert Plant hizo referencia al asunto muchos años después, negando el hecho, considerándolo como un rumor falso.

Pero no obstante la desmentida, el mismo Frank Zappa compuso una canción al respecto, inspirado en las historias que varias groupies le habían hablado sobre ese suceso. La canción se llama “The Mud Shark”.

Ya en los 90’s, Richard Cole, por fin rompió el silencio y declaró que el hecho fue real, pero que se exageró en los detalles. Mencionó que al estar en el hotel mencionado, llegaron varias groupies dispuestas a todo, y que en determinado momento, ataron a Jackie a la cama y sí, le introdujeron un pez por la vagina, pero no un tiburón sino un pargo.

Cole agregó que lo más cómico era que Jackie era pelirroja, y que por ello el pez hacía juego con su vagina, indicando además que esto no se hizo en contra de la voluntad de la groupie, quien en ningún momento se quejó de nada. Por el contrario, quienes se quejaban eran las otras chicas, que querían probar las virtudes del escamoso juguete sexual. Incluso mencionó que todo esto lo grabaron con una cámara, aunque jamás se ha filtrado la grabación de tan bizarra escena.

Para quienes se horroricen con la historia, debemos recordarles que la misma transcurre en los los permisivos años 70, cuando entablar una relación amorosa con una menor no parecía estar tan penado como en la actualidad. Como ejemplo tenemos a Jimmy Page, quien hubiera ido a parar a la cárcel indudablemente, puesto que durante casi dos años estuvo relacionado con una ‘groupie’de tan sólo 14 años llamada Lori Maddox. Jimmy, finalmente, la cambió por otra que acababa de cumplir 18 años llamada Bebe Buell.

Pero esta es otra historia.