ACERTIJO

¿Cuál es el título de una canción que fue utilizada como tema principal de una famosa película ambientada en una guerra?

Pista: El cantante de este tema es homónimo de aquel que supo caminar sobre el baterista de quien.

ARGENTINA BEAT (2006)

Hernán Gaffet, hijo del recordado Néstor Gaffet, abogado, productor y guionísta argentino, nos invita a conocer los inicios del rock nacional con su producción del año 2006 “Argentina Beat”, un documental que nos mostrará la llegada de este nuevo ritmo musical a las costas rioplatenses, hecho cultural que transitara desde los primitivos años cincuenta y hasta principios de los setenta.

Un registro documental que centra su enfoque en lo que ocurriera en el mítico bar “La Cueva”, ubicado en la avenida Pueyrredón 1723 de Buenos Aires, recorriendo la historia de artistas y bandas dentro del contexto cultural de la Argentina de aquellos años.

Mientras la narración en off nos relata los pormenores de la vida social y política de la Argentina de aquellos tiempos, se van alternando testimonios de referentes de nuestra música como Rodolfo García, Emilio del Guercio, Pipo Lernoud, Moris, Ricardo Soulé, Alfredo Rosso, Lito Nebbia, Nito Mestre, Javier Martínez y varios más, quienes nos contarán anécdotas simpáticas y emotivas de lo que ocurría en ese bar cuando caía la noche.Pero quien mejor que el propio director para hacer una sinopsis de su obra.

“A partir de la segunda mitad de los años ’60, el movimiento Beat y el primer Rock Nacional fueron bandera de los jóvenes, protagonistas como nunca hasta entonces, de una sociedad en transformación hacia la modernidad. El armado de las primeras bandas, el ámbito para los primeros conciertos, las dificultades de los pioneros para poder cantar en nuestro idioma y la comunión de los rockeros con artistas de otras disciplinas, hablan de nuevos códigos hasta entonces inexistentes. Antes de que los chicos de La Cueva empezaran a escribir la Historia del Rock Argentino, los jóvenes rondaban los 25-35 años. De pronto, no llegaban a 20, ocupaban su espacio en la prensa y en la opinión pública y desafiaban la visión que de ellos tenían los adultos. Mientras la clase política fracasaba en la década del ’60, el “Partido Militar” ocupaba su lugar y ejercía su poder represor contra estudiantes y sindicalistas, persiguiendo también a los jóvenes por portación de guitarras y pelo largo.” (Hernán Gaffet)

Para destacar el relato de Javier Martínez de cómo Sandro bajaba las escaleras para ingresar a La Cueva o la negativa de Moris de aceptar algún legado proveniente del Club del Clan. El relato emotivo de Lito Nebbia recordando que ya a los 15 años integraba como cantante el grupo “Los Wild Cats” y de la aparición de un jovencito Miguel Abuelo manifestando que solo sabía cantar Bagualas.

Filmaciones originales de los Beatniks (Moris, Zaguri, Javier Martínez) recorriendo el centro de Buenos Aires en la caja de una camioneta tocando y promocionando su éxito “Rebelde”.
Javier Martinez nos cuenta la dificultad que se le presentara al momento de encontrar músicos que le gustara el blues, y supieran tocarlo, puesto que quería formar una banda diferente a lo que había hasta el momento. (Lograría formar Manal con Claudio Gabis y Alejandro Medina)

Y ya más cerca de los setenta, la aparición de un sonido mucho más elaborado de la mano de “Almendra” es narrado por uno de sus miembros Emilio del Guercio.

Son en total dos horas de puro rock. Pero de aquel rock clásico, básico, inocente y juvenil, en su etapa más pura y desafiante, cuando todo estaba por hacerse y cuando los sonidos todavía se mantenían vírgenes. Un documental bien confeccionado y bien documentado. Ciento por ciento recomendable. Para disfrutar y, por qué no, para dejar escapar un lagrimón al ritmo de “La Balsa”

HUMO SOBRE EL AGUA: La verdadera historia de este himno del rock.

HUMO SOBRE EL AGUA: La verdadera historia de este himno del rock.

Montreaux Suiza,  finales de 1971. El supergrupo DEEP PURPLE se aísla en un estudio móvil propiedad de los Rolling Stones para grabar su nuevo álbum. Ian Gillian, el cantante del grupo, en el mes de noviembre de ese año había tenido que ser hospitalizado por padecer hepatitis. Los médicos le recomiendan que al menos estuviera en reposo absoluto durante tres meses.  Acelerando los tiempos, el resto del grupo le propone a Gillian, encerrarse y grabar los temas en un lugar tranquilo donde pudiera participar el enfermo sin mayores riesgos.

Dentro del complejo donde se encontraba el estudio había un casino, en cuyo teatro muchas noches se realizaban conciertos de diversos artistas. Según la programación, tan solo quedaba pendiente un concierto antes de cerrar el predio y que quedara en exclusividad para el trabajo de la banda. El concierto que daría Frank Zappa el 4 de diciembre.

Los miembros de Deep Purple deciden hacer un alto en la preparación del estudio y retirarse hasta el hotel Eden, ubicado a tan solo 200 metros del teatro Casino de Montreaux para disfrutar de la música de Zappa y a su banda The Mothers of invention.

Cuando Don Preston, el tecladista del grupo, estaba interpretando el solo de teclado del tema King Kong a un imbécil se le ocurrió lanzar una bengala al techo del Casino. Las llamas se hicieron imponentes en pocos segundos. Zappa, con su pérfido sentido del humor se le ocurrió decir: “Se ha presentado Arthur Brown en persona en este concierto”. Se refería al cantante que había hecho el gran éxito Fire. En unos minutos el Casino entero estaba en llamas.

El fuego y el humo se reflejaban en el agua del lago Ginebra y eso es lo que Roger Glover, el bajista de Deep Purple, le llevó a titular Smoke on the water desde la ventana de su habitación en el Hotel Edén. El desastre fue total. Zappa perdió más de 50.000 dólares en su propio equipo. Pero como en un milagro, no hubo ni una sola víctima.

Por su parte, los Purple habían alquilado el estudio móvil de los Rolling Stones que costaba cien libras esterlinas por día y ya no podían grabar lo previsto en el Casino puesto que el mismo se encontraba totalmente quemado. Les ofrecen que podían grabar en un viejo teatro llamado el Pavilion, que había cerrado en el invierno. Pero a las pocas horas de instalar los micros en el teatro y grabar una canción del guitarrista Ritchie Blackmore, con un tremendo “riff” a la que llamaron Tittle Nº1, la policía se presentó en el teatro y les obligaron a desalojar.

Terminan ensayando en un subterráneo desocupado que había servido de refugio durante la Segunda Guerra Mundial.  Allí es donde a alguien se le ocurrió unir el riff de Blackmore con las anotaciones que había efectuado Glover en su ventana del hotel. La letra ilustra claramente lo ocurrido en el incendio del casino y describe a los protagonistas; el causante del incendio es descripto como “el idiota con la bengala”, Claude Nobbs, el organizador del Festival de Jazz de Montreaux quien ayudo a socorrer a las victimas es llamado Funky Claude y también se menciona la elección del Montreaux Grand Hotel para terminar las sesiones del disco.

Finalmente Machine head fue lanzado en marzo de 1972 y se convirtió en uno de los discos más importantes del hard rock mundial, mientras que el single Smoke on the water, a pesar de solo alcanzar el puesto numero 4 en EEUU, se convirtió en un himno, cuya interpretación resulta un paso obligatorio para todo estudiante de guitarra en el mundo.

It Might Get Loud “Three Rock Legends” (documental) 

En el año 2008, el director de cine, productor televisivo y documentalista Davis Guggenheim consigue reunir a tres grandísimos guitarristas, representantes de tres generaciones diferentes, para que nos relaten sus experiencias, sus influencias y su especial relación con su amado instrumento musical.

Si bien se presenta como una idea en principio sencilla, no debe haber sido una tarea fácil reunir en un viejo galpón a Jimmy Page, el mítico guitarrista de Led Zeppelin, una de las mejores bandas de la historia, junto a The Edge de la famosísima banda irlandesa U2 y al entonces joven Jack White de la no tan conocida The White Stripes.

Y repito que no debe haber sido fácil de hacer este documental puesto que juntar a tres personalidades tan importantes y lograr que se calmaran sus egos para simplemente hablar sobre lo que mejor saben hacer no es tarea sencilla. Para lograrlo, es necesario que al mando de tan interesante proyecto se encuentre un viejo lobo de mar, alguien con la piel curtida en estas lides, y es allí donde destaca Guggenheim, único cineasta en publicar tres documentales que entraran al top 100 de los documentales más taquilleros de todos los tiempos, entre ellos, el que hoy nos ocupa.

Pero entonces, ¿de qué trata el documental? Simplemente de música. De buena música. Tres guitarristas virtuosos nos cuentas sus inicios, sus sueños, sus gustos y hasta se animan a zapar juntos algunos de sus temas más conocidos.

Otro efecto que podría tener este documental  es el darnos cuenta de que, así algunos nos consideremos músicos, hay otro nivel al cual sólo se llega si tan solo se vive para la música. Hay algo que comparten White, Page, y The Edge y es el sacrificio, la perseverancia y el verdadero amor por la música.

Es un viaje al pasado de cada uno de ellos, a sus orígenes, a lo que querían ser y, por otro lado, lo que no querían copiar. Y así podemos apreciar la emoción de Page al regresar al lugar donde compuso Escalera al Cielo, visualizar a un joven The Edge en una Irlanda convulsionada y violenta o ver sangrar los dedos de White mientras interpreta un solo hipnotizante.

Un pequeño detalle que puede resumir todo lo que estamos comentando. Hay personas privilegiadas que solo viven para y por la música. Son una elite, una casta, son unos pocos elegidos de entre muchos que han dedicado su vida a cultivar la interpretación y que han sido reconocidos por ello. Pero dentro de esta casta, hay algunos que sobresalen, se destacan y pasan a formar parte del panteón de héroes o semidioses al cual muy pocos pueden acceder. Y si no entienden a qué me refiero, solo vean a White y The Edge cuando Jimmy Page está tocando “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin. Entenderán. Lo garantizo.

LA CANCIÓN MALDITA DE LOS BEATLES.

Nadie puede negar que las canciones mantienen una estrecha relación con momentos importantes de nuestra vida. O acaso no les pasa que cuando escuchan un tema viejo que hacía mucho tiempo que no sonaba, inmediatamente lo asociamos a alguna situación que hemos vivido mientras esa canción estaba en el aire.

El tema es que hay algunas canciones que por distintas razones, se encuentran identificadas con situaciones desagradables o, como es el caso que hoy nos ocupa, con un hecho de extrema violencia.

Helter Skelter es una canción de The Beatles compuesta en 1968 por Paul McCartney. El grupo la edita en su álbum conocido como “The White Album” y tuvo una repercusión indeseada cuando Charles Manson declaró que se había inspirado en ella para planear los asesinatos de Sharon Tate, esposa de Roman Polanski, y sus invitados. 

Pero la historia de la canción y de su discutible letra, tiene un nacimiento que merece ser contado. Después de haber leído un artículo donde se describía la canción “I Can See For Miles” de The Who, como el “más estridente rock ‘n’ roll, la cosa más sucia que nunca se había escrito”, Paul McCartney quiso escribir una pieza que fuera más allá y, según sus palabras, sea la canción más “ruidosa, salvaje, sucia y escandalosa del rock”.

El resultado fue Helter Skelter. Los historiadores de música popular, aseguran que ésta canción fue la pieza fundamental que influyó en el desarrollo del Hard Rock y Heavy Metal. Parece que la traducción más adecuada del título sería “descontrol”. Se supone que la canción habla de disfrutar a tope, de pasarlo bien aunque hay quien creyó descifrar otro significado menos divertido. Los adeptos de Manson confirmaron la obsesión de éste por la canción, que escuchaba día y noche, creyendo que la habían escrito específicamente para él.

El 9 de agosto de 1969, varios discípulos de la secta liderada por este verdadero mesías del terror, asesinaron de manera salvaje a Sharon Tate, esposa de Roman Polanski, quien se encontraba embarazada de ocho meses, y a tres personas más, en su casa de California.

La noche siguiente, Manson entró en la casa del empresario Leno La Bianca y su mujer Rosemary en las afueras de Los Ángeles. Tras asegurarles que él no les haría daño, los ató y dejó entrar a sus “discipulos” Tex Watson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten quienes mataron a la pareja, apuñalándolos hasta morir.

En las paredes aparecieron escritas con sangre las frases “Rise” (Álcense),”Helter Skelter” y “Death to pigs” (Muerte a los cerdos).

 

A partir de ese momento, y las posteriores declaraciones de Manson, la canción fue asociada a la secta, a los asesinatos cometidos y al lunático del líder, quien, al día de la fecha, más de cincuenta años después del hecho, sigue hoy cumpliendo sentencia en una cárcel de los Estados Unidos.

En 1988 U2 graba el álbum Rattle and Hum y el primer corte del disco es una versión en vivo de esta canción, la que fue registrada en el filme documental homónimo.

Bono, al presentar el tema, declara sobre la misma: “Esta es una canción que Charles Manson le robó a los Beatles. Nosotros hoy se la devolvemos.”