RESEÑAS DE DISCOS

Hará un par de días, mientras trataba de encontrar algo nuevo para escuchar en Spotify, casi por casualidad me topé con el nuevo álbum que editara la legendaria banda The Who a fines de 2019. Y, como el título del presente comentario ya lo aclara, lo que descubrí fue una más que agradable sorpresa musical.
Si bien hay que aclarar que quien escribe es un admirador de la banda en cuestión, la verdad es que jamás me imaginé que a esta altura del partido, dos viejos gruñones podrían sorprenderme de esta forma. Más aún, y lo que es por demás importante, es que hayan sorprendido al mundo entero, musicalmente hablando, o cuanto menos, a la parte del mundo que le interesa y le gusta el Rock and Roll.

Y me atrevo a hacer esta afirmación en razón a los comentarios y artículos que he leído al respecto. Sepan Ustedes que luego de haber quedado anonadado tras la primera escucha que efectué del citado LP, inmediatamente comencé una exhaustiva investigación de toda nota o comentario que existiera sobre el mismo. Lo que encontré no me llamó la atención, puesto que este disco ha sido aceptado, aprobado y elogiado en forma unánime, no solo por la crítica especializada, sino también por el público, teniendo en consideración el ranking alcanzado en los charts más importantes del globo.

Hay varios puntos que debemos tener en cuenta a la hora de valorar este álbum. Primero que estamos hablando de una de las bandas más importantes de la historia del rock británico. Fue formada en 1962 con el nombre de “The Detours” que posteriormente cambió a “The Who” tras la incorporación del baterista Keith Moon. De esa manera el grupo, con Roger Daltrey (voz), Pete Townshend (guitarra, teclados y voz), John Entwistle (bajo y voz) y Keith Moon (batería), potenció su carrera escalando a los primeros puestos del ambiente del rock inglés. Fue conocida por sus energéticas presentaciones en vivo las cuales incluían la destrucción de sus instrumentos.

The Who ha vendido alrededor de 100 millones de discos en todo el mundo, ​ posicionaron 27 sencillos en el Top 40 del Reino Unido y Estados Unidos, así como 17 álbumes en el Top 10, obteniendo 18 discos de oro, 12 de platino y 5 de multi-platino solo en los Estados Unidos.” (Datos extraídos de Wikipedia)

Segundo que dos de sus integrantes fallecieron. Y estamos hablando de uno de los bateristas más carismáticos y elogiados de la historia y de, quien fuera considerado, el mejor bajista de rock.

Tercero que hacía 13 años que la banda, o lo que quedaba de la banda, no se reunía para grabar algo nuevo. Su accionar se había limitado a presentaciones en vivo (Cierre de los Juegos Olímpicos de Londres y un excelente recital en el Hyde Park)

Ahora bien, ¿Con qué nos encontramos? Nos encontramos con una banda que respeta sus orígenes y su estilo musical, pero incorporando nuevos sonidos, atreviéndose a incursionar en ritmos que hasta ahora no habían probado. A la hora de cubrir las ausencias, en el bajo han llamado a Pino Palladino, un excelente músico de sesión, quien supo tocar con Clapton, Gilmour, Beck, Paul Young, Gary Moore y hasta con Simon & Garfunkel (en su reencuentro) y Luciano Pavarotti. En la batería, como ya venían haciendo en sus presentaciones en vivo, lo suman a Zak Starkey, quien aparte de ser el hijo de Ringo, era el baterista de Oasis hasta su separación.

Por su parte, la portada es un diseño de Sir Peter Blake. Ustedes se preguntarán ¿quién es este tipo?. Bueno, es el creador de la tapa de Sargento Pepper´s.

El disco comienza con “«All This Music Must Fade» bien al estilo Who, cuya letra parecería estar dirigida a los jóvenes de hoy: “Sé que vas a odiar esta canción” y “toda esta música va a desaparecer” se puede escuchar en su estribillo. «Ball and Chain» es un blues de guitarra pesada, con un toque de folk, con una letra de protesta (cuando no) criticando las detenciones de la cárcel de Guantánamo.

Le siguen «I Don’t Wanna Get Wise» y  «Detour», dos temas de inconfundible toque Who, el segundo hace referencia como dije al nombre que tenía el grupo antes de ser The Who. «Beads on One String» compuesta por Pete Townshend y , Josh Hunsacker, a mi criterio, es una de las mejores canciones del álbum. “Beeads on one string”,  una balada para escuchar y disfrutar.

Luego regresan dos temas con el sello Who «Hero Ground Zero» y «Street Song”, tras lo cual Pete toma el micrófono y nos canta una dulce canción de amor «I’ll Be Back». ¡Si, Pete Townshend!, el que rompía guitarras y amplificadores, el de las canciones de protesta, el rebelde que prefería morir antes que envejecer, nos dedica un tema romántico que, según parece, nos habla de la reencarnación.

«Break the News»  escrita por Simon Townshend, hermano de Pete, es otra canción para escuchar y seguir escuchando, En “Break the News” Daltrey se destaca con una voz increible.

«Rockin’ in Rage» es un típico rock de los Who que comienza suave para explotar y volverse furioso y más adelante nos encontramos con «She Rocked My World», donde experimentan con toques latinos en la guitarra de Pete. 

La versión deluxe contiene tres temas más “This Gun will misfire”, Got Nothing to prove”, y Dannie and my ponies”, los dos últrimos, cantados por Towndshend, provienen de una vieja grabación hecha en el año 1966 que recién ahora ha visto la luz.

En resumen, un gran trabajo grabado por dos genios del rock muy bien acompañados por excelentes músicos. Un disco para disfrutar. Según Daltrey, es lo mejor que hicieron desde Quadrofenia. Comparto. Estos dos viejos gruñones (74 y 75 pirulos) que día por medio abandonaban la grabación luego de pelearse a los gritos, se juntaron y lo hicieron otra vez. Lograron sorprendernos y emocionarnos con su música. Los Who están de regreso. ¿O será que nunca se fueron?

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: